Tu estado de ánimo depende del estado de ánimo de los demás

Por esa razón, nuestro abanico de muecas es impresionante. Porque no sólo es una señal para transmitir lo que pasa en nuestras mentes. De alguna forma, también es lo que pasa en nuestra mente, influye en ella, como sostiene Paul Ekman (sí, el personaje de Lie To Me se basa en él).

Ekman fue uno de los fundadores del llamado Sistema de Codificación de las Acciones Facialeso FACS. Es un dossier fascinante de 500 páginas con toda clase de detalles acerca de los movimientos posibles de los labios (alargar, arrugar, comprimir, aplanar, ampliar, sacar, tensar); los cuatro cambios que se pueden producir en la pie entre los ojos y las mejillas (protuberancias, bolsas, arrugas); o bien las diferencias más significativas entre arrugas infraorbitales y nasolabiales.

Los investigadores han usado este mamotreto de expresiones para toda clase de cosas, desde investigar la esquizofrenia hasta las enfermedades de corazón. Incluso ha servido a los animadores de Pixar y Dreamworks para hacer películas como Toy StoryShrek.

Se necesita mucho tiempo para dominar todos los FACS. Sólo hay 500 personas en el mundo que han conseguido dominarlos. Pero los que lo han logrado también han adquirido un grado extraordinario de intuición a la hora de interpretar los mensajes que nos enviamos unos a otros cuando nos miramos a la cara.

Por ejemplo, la felicidad. Está representada sobre todo por los UA (Unidades de Acción) seis y doce: contracción de los músculos que sirven para levantar las mejillas (orbicularis oculi, pars orbitalis) combinada con el zigomático mayor, que sirve para alzar las comisuras de los labios.

el asco. Sobre todo con los UA nueve, para arrugar la nariz (levator labii superioris, alaeque nasi), pero a veces también el número diez, y en ambos casos se pueden combinar con los UA números quince, dieciséis o diecisiete.

Pocos de nosotros podemos controlar la UA número uno a conveniencia, la señal de tristeza. Una notable excepción es el caso de Woody Allen, que usa el frontalis, pars medialis, para crear esta mirada tan propia de él que expresa un tipo de tristeza cómica.

Como podéis imaginar, todo este abanico gestual, además de automático, también es universal. Si visionáis filmaciones de tribus en las junglas remotas de Papua Nueva Guinea, como los South Fore o los Kukukuku, enseguida adivinaréis quiénes son más pacíficos y amistosos y quiénes, más hostiles y asesinos. (Por cierto, los pacíficos son los South Fore.)

De modo que cuidado de quienes os rodeáis. Vuestra salud anímica, entre otras muchas cosas, depende fuertemente de ello. ¿Tal vez una solución utópica sería rodearse siempre de actores profesionales adictos al método Stanivslaski que sólo transmitieran estados de ánimo positivos?

2 pensamientos en “Tu estado de ánimo depende del estado de ánimo de los demás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s